miércoles, 17 de febrero de 2010

Problemas con el Medio Ambiente

El medio ambiente está formado por el conjunto de elementos abióticos (energía solar, suelo, agua y aire) y bióticos (organismos vivos) que integran la delgada capa de la Tierra llamada biosfera, sustento y hogar de los seres vivos.

Es un sistema muy complejo y frágil en el que juegan un papel importante múltiples factores de distinta naturaleza. Las alteraciones graves pueden modificar las condiciones de vida del planeta y poner en peligro la vida en la Tierra. En la última década, el incremento del número de seres humanos sobre este planeta y el uso que se hace de las nuevas tecnologías, está causando importantes cambios en nuestro medio. Esto se debe al continuo incremento en la explotación de los recursos, que, sobrepasado un límite, pierden su capacidad de regenerarse correctamente.

LOS PRINCIPALES PROBLEMAS GLOBALES DEL MEDIO AMBIENTE

Entre los problemas más representativos, y a su vez más perjudiciales, podemos
destacar:

•El cambio climático.
•El efecto invernadero.
•El agujero de la capa de ozono.
•La acidificación del suelo y el agua.
•La contaminación de las aguas.
•La contaminación de los suelos.
•Los residuos urbanos.
•Los residuos industriales.
•Los residuos sanitarios.
•Los residuos agrícolas y ganaderos.
•El deterioro del medio natural.
•La pérdida de la biodiversidad en el mundo.
•El agotamiento y contaminación de los recursos hídricos.
•La deforestación y desertificación.



PRINCIPALES ACTIVIDADES HUMANAS VINCULADAS CON EL MEDIO AMBIENTE

En general, las actividades productivas utilizan los recursos ambientales —transformándolos en bienes y servicios con valor de mercado—, apropiándose de sus beneficios y traspasando o externalizando los costos a la sociedad. De esta manera, tanto los recursos y servicios prestados por el medio ambiente, como los insumos intermedios, el capital, la energía y el trabajo humano, se transforman en bienes, por una parte, y en perjuicios trasladados a la sociedad vía medio ambiente, por la otra.

Los bienes para el consumo intermedio o final utilizan materias primas, energía y otros recursos naturales e insumos, y generan emisiones residuales líquidas, gaseosas y sólidas (peligrosas y no peligrosas), todas ellas con propiedades diversas de degradación física, biológica y tóxica para los diversos medios del ambiente y la salud de la población.

Las estadísticas sobre cómo los recursos naturales y servicios ambientales son transformados por la actividad del hombre en bienes y satisfactores para la sociedad pueden ser indicadores útiles de advertencia del cambio ambiental y pueden dar una idea de cómo intervenir –a través de la gestión ambiental– para un manejo sustentable de las materias primas y los recursos que son extraídos de los ecosistemas naturales.

Estas son las principales actividades que, por la interrelación de sus procesos productivos con los recursos naturales y ambientales y también por su importancia socioeconómica, conllevan implicaciones de impactos y riesgos de degradación ambiental y agotamiento de los recursos naturales. Han sido ordenadas según el origen primario, secundario o terciario de la actividad, y son: Agricultura y Ganadería, Industria Manufacturera, Transporte, Energía y Minería, y Turismo. Se incluyen también los Residuos y las características de los mismos.

AGRICULTURA Y GANADERÍA

La agricultura y la ganadería son actividades primarias que aprovechan directamente los frutos y beneficios que proporcionan el suelo y las especies animales. Sus efectos sobre los recursos naturales –suelo, cubierta vegetal, agua, aire y población animal– atraviesan por una serie de factores, tales como: condiciones técnicas de producción, recursos económicos disponibles, disponibilidad de agua, características de los suelos, condiciones geográficas e intensidad de uso del suelo, entre otras condiciones.

Para dar un panorama de las características generales de estas actividades y sus efectos al ambiente, en este apartado se incluye información relativa a: superficie ejidal parcelada por tipo de riego y uso del suelo; superficie de riego y temporal sembrada y cosechada por entidad federativa, regiones ecológico-ganaderas y superficie ganadera por entidad federativa. Además, se presenta información de la producción de fertilizantes nitrogenados y volumen de insecticidas preparados para uso agrícola.

INDUSTRIA MANUFACTURERA

Las actividades industriales manufactureras, tanto de extracción de productos del subsuelo como de transformación y consumo final, constituyen fuentes dinamizadoras del crecimiento económico, en tanto demandan productos y servicios de otras actividades, a la vez que, desde el punto de vista social, brindan bienes de consumo y representan una fuente de empleo muy importante.

En el sector manufacturero se encuentran algunas de las actividades económicas que generan efectos nocivos al medio ambiente, así como aquellos con alta intensidad energética. Las ramas con mayor incidencia ambiental están conformadas por actividades productivas que, a la par de tener una participación económica y social importante, hacen un uso intensivo de los recursos naturales y ambientales (tal es el caso, por ejemplo, de la producción de vidrio y sus derivados), así como información sobre el consumo de energéticos industriales por rama.

Asimismo, los efectos ambientales de la actividad industrial tienen que ver con: las intermediaciones técnicas; las características y volumen de producción, las materias primas y auxiliares consumidos, entre otros factores.

TRANSPORTE

Los medios de transporte constituyen parte fundamental para la vida económica y social de los países, al interconectar las distintas actividades productivas y sociales, así como los movimientos de personas y bienes dentro y entre los países. Sus actividades —construcción de carreteras, puertos, aeropuertos y aprovisionamiento de combustibles, entre otras— conllevan el consumo de recursos naturales y materiales, como agua, suelo y energía, provocando transformaciones al ambiente y al paisaje. Dado su alto consumo energético, el transporte es de las ramas económicas con mayor incidencia en el total de las emisiones contaminantes de la atmósfera.

La contaminación y los problemas que el transporte ocasiona incluyen: emisión de contaminantes atmosféricos, generación de ruido, congestionamiento vial, accidentes, generación de chatarra y residuos de aceites y lubricantes, así como riesgos asociados al traslado de desechos y sustancias peligrosas. La magnitud y efectos de la contaminación dependen del tipo o modo de transporte así como del combustible utilizado. Aunque los transportes aéreo, ferroviario y acuático también impactan al ambiente (particularmente, en este ultimo caso, la contaminación por derrame de buques petroleros), es el transporte terrestre el que ejerce mayor presión.

Entre las series estadísticas destacan: tipo de energía que consumen los diversos modos de transporte, vehículos registrados en circulación y transporte de pasajeros (carretero, ferroviario marítimo y aeronáutico, así como los datos sobre el transporte eléctrico y sistema colectivo de transporte “metro” de las tres zonas metropolitanas más importantes del país (Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey).

ENERGÍA Y MINERÍA

En la era moderna, las fuentes de energía –renovables y no renovables– constituyen el motor de la sociedad por cuanto son indispensables para alimentar a las actividades productivas (agrícolas, industriales y de servicios) y a los distintos modos de transporte y comunicaciones, así como para satisfacer las necesidades domésticas y de entretenimiento, entre otros usos. A su vez, la minería —en sus diferentes fases de prospección, exploración, explotación, beneficio y fundición-refinación— es una actividad productiva de importante significado y proyección económica nacional, además de participar algunos de sus productos en los primeros lugares de la producción mundial.

La explotación intensiva de ambos recursos naturales, además de incidir en el agotamiento paulatino de sus reservas disponibles, particularmente en las no renovables, provoca alteraciones severas en los diversos medios del ambiente y en la salud humana en magnitud e intensidad diversas.

En lo que respecta a la minería —actividad tradicional importante en la economía nacional y también con alta participación a nivel mundial en minerales (plata, bismuto, arsénico, plomo y zinc, entre otros)–, es también una actividad que genera gran cantidad de contaminantes.

TURISMO

La actividad turística es una fuente importante de divisas en México. La diversidad del patrimonio biofísico, cultural y recreativo del país configura un conjunto de condiciones propicias para su expansión. Los sitios y recursos costeros, en particular, son centros de atracción para la actividad económica y el esparcimiento, a la par de ser proveedores de productos industriales y alimenticios para la población. Por ello, los ecosistemas dentro de las regiones turísticas están
sujetos constantemente a perturbaciones y degradación.

RESIDUOS

El acelerado crecimiento poblacional y los patrones de producción y consumo han traído como consecuencia una serie de problemas a escala mundial, tanto por la falta de control ambiental en los procesos industriales, como por las instalaciones inadecuadas o insuficientes para el manejo y tratamiento de los residuos generados.

El crecimiento urbano ha propiciado un incremento en la generación de residuos provenientes de actividades que se desarrollan en casas-habitación, sitios de servicios privados y públicos, construcciones, demoliciones, establecimientos comerciales y de servicios. Éstos son considerados como residuos sólidos municipales y su disposición final es la última etapa del sistema de aseo urbano de cualquier ciudad y está íntimamente relacionada con la preservación del ambiente, así como con la salud de la población, por lo que su control y tratamiento debe ser mediante un sistema adecuado que minimice los impactos negativos hacia los ecosistemas.

Por otra parte, existen procesos industriales de mayor impacto en el ambiente que generan residuos de características físico-químicas y/o biológicas que los hacen más peligrosos, ocasionando daños a los ecosistemas y a la salud humana. Éstos son considerados como residuos industriales peligrosos y su minimización, tratamiento y disposición final presentan una gran complejidad debido a la infraestructura especializada requerida para tales fines.

RECOMENDACIONES PARA EL MEJORAMIENTO DE LA GESTIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

Es necesario implementar importantes actividades mundiales y nacionales para fomentar el establecimiento de tecnologías favorables al medio ambiente en las esferas de la energía, el transporte, la gestión de los recursos hídricos y la agricultura. Asimismo, debe incrementarse significativamente la inversión pública directa para las investigaciones conexas.

Estas son las recomendaciones a Nivel Global para el mejoramiento de la gestión del Medio Ambiente entre las que figuran las siguientes:

•Reducir el impacto adverso de la agricultura sobre el medio ambiente por medio de técnicas agrícolas sostenibles, la regeneración de los suelos empobrecidos y la protección del hábitat natural en la cercanía de las explotaciones agrícolas.
•Reducir la destrucción forestal alentando formas legítimas de realizar actividades que generen ingresos basadas en la conservación de bosques sanos. Esto puede lograrse parcialmente encauzando el espíritu empresarial de quienes cosechan productos agrícolas, incluidos leñadores, talladores de madera y cazadores, hacia prácticas rentables y sostenibles.
•Mejorar los recursos de agua dulce mediante una mejor utilización del agua en la agricultura, establecer y aplicar metas de reducción de la contaminación de aguas subterráneas y superficiales, establecer niveles adecuados del caudal de los ríos y controlar las especies invasivas.
•Prevenir el agotamiento de las pesquerías marinas mediante sistemas de gestión sustentados en la investigación y definidos en colaboración con los pescadores locales y el establecimiento de una red de reservas marinas protegidas.
•Abordar los problemas de salud causados por la contaminación del aire y el agua por medio de iniciativas que reduzcan la exposición a productos químicos tóxicos y centren la atención en los niveles de monóxido de carbono, plomo, dióxido de nitrógeno, partículas, dióxido de azufre, ozono y metano en la atmósfera.
•Luchar contra el cambio climático, adoptando la meta de estabilizar la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera en 450-550 ppm de dióxido de carbono equivalente. Debe asignarse prioridad a las inversiones en tecnologías de energía y transporte sostenibles respecto del medio ambiente y eficientes en función de los costos.
Los cambios estructurales en las instituciones y políticas globales que guíen las actividades de gestión ambiental deberían incluir lo siguiente:

•Fortalecer las instituciones y la gobernanza: Debe contratarse y capacitarse a expertos en medio ambiente, y financiarse adecuadamente los organismos que se ocupan de cuestiones ambientales.
•Corregir las fallas y distorsiones del mercado: Por ejemplo, podrían efectuarse pagos por actividades que mejoran los ecosistemas, eliminarse los subsidios que alientan actividades perjudiciales al medio ambiente y establecerse reglamentaciones comerciales que promuevan prácticas legítimas y sostenibles, como la silvicultura sostenible.
•Mejorar el acceso a los conocimientos científicos y técnicos, y su utilización: Los países pobres necesitan mejores herramientas científicas y tecnológicas que les permitan actuar sobre la base de la comprensión de la situación imperante. Asimismo, puede utilizarse la financiación pública, los convenios de compra y otros mecanismos para promover el desarrollo de innovaciones favorables al medio ambiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada